Cultural Destacado

A 46 años de ser universidad

A 46 años de ser universidad 13 mayo, 2019Leave a comment

En una mañana fresca, con el cielo parcialmente nublado y el sol queriendo asomarse entre las nubes, los alumnos comienzan las actividades de un domingo cualquiera. El viento sopla suavemente, ondeando las banderas en lo alto de sus astas. Fueron colocadas ahí desde el viernes pasado, para adornar la plaza 5 de mayo.

Ahora, la explanada se encuentra con tres hileras de sillas de plástico donde, en unos minutos más, los asistentes tomarán sus lugares para conmemorar dos fechas importantes, que se celebran el mismo día.

Frente a la bandera, se encuentra una plataforma y a un costado, un arreglo floral con dos números grandes de color plata: 46.

Son cuarenta y seis años de trayectoria en la que la Universidad de Montemorelos ha crecido como institución, en estructura y en diversidad. Los cambios pueden ser visiblemente notorios en la evolución de sus edificios. Con el paso del tiempo, algunos han aparecido y otros, han sido totalmente modificados. Sin embargo, Montemorelos nunca ha perdido su esencia.

El presentador comienza dando la bienvenida e invita a los asistentes a saludar a la bandera mexicana, que a continuación, será llevada por la escolta. Muchachas de la Facultad de Educación, forman el escuadrón y realizan el recorrido hasta entregar la bandera, que posteriormente será izada en el hasta de la Plaza 5 de Mayo. La bandera ondea libremente y la audiencia procede a cantar el himno nacional. A pesar de ser pocos, el eco del espacio duplica el sonido.

Es 5 de mayo y para el resto del país, se evoca la victoria en la Batalla de Puebla. Pero para esta pequeña comunidad ubicada a 82 km de Monterrey, es el día en el que se le otorgó el estatus de universidad a la institución. Antes de dar cualquier otro detalle, se anuncia la participación de un conjunto de cuerdas formado por estudiantes que deleitarían al público con varias piezas populares. Posteriormente, el ministerio de Expresión Celestial declamaría una poesía.

“La Universidad de Montemorelos se había establecido aquí en el año de 1942, funcionó primero como Escuela Agrícola Industrial Mexicana, luego como Colegio Vocacional y Profesional de Montemorelos y entonces Universidad de Montemorelos en 1973”. Así inició su discurso el rector.

El público lo escucha atento y mientras el rector describe escenas de la universidad en la década de los ochentas, los rostros se iluminan, las sonrisas aparecen y los recuerdos se hacen presentes. Solo hace falta ver al público asentir cuando el rector comenta sobre todos aquellos programas que comenzaron a llevarse a cabo, a partir del evento de aquel 5 de mayo de 1973.

Su discurso se acerca al final y señala la importancia de la participación de figuras que contribuyeron al desarrollo de la Universidad de Montemorelos, para convertirse en lo que es hoy en día. “Manos mantienen físicamente a la institución, también manos la mantienen académicamente. Manos de servicio”.

El ponente no quiere terminar sin antes mencionar y citar algunos textos bíblicos, así que, en contexto con sus palabras anteriores, abre su Biblia y comienza a leer el salmo 90. Se detiene y enfatiza sobre todo, el versículo 17: “Sea la luz de Jehová, nuestro Dios, sobre nosotros. La obra de nuestras manos confirma sobre nosotros; sí, la obra de nuestras manos confirma” (Salmos 90:17).

La explosión de aplausos se extiende algunos segundos y después de la oración final, todos se reúnen para tomar la foto del recuerdo. Diversas generaciones quedan retratadas en la fotografía: niños, jóvenes, estudiantes, jubilados. Todos, formando parte de la comunidad que ha visto y aún ratifica, el progreso en la educación adventista, con la esperanza de que el evangelio siga creciendo y expandiéndose más allá de las puertas de la Universidad de Montemorelos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.