Artes, Arquitectura, Diseño y Comunicación Destacado

Fomentan identidad misionera en bienal de arquitectura

Fomentan identidad misionera en bienal de arquitectura 21 septiembre, 2017
bienal1

La UM fue sede de la 1ra Bienal Internacional de Arquitectura Académica Adventista (BIAAA), organizada por la Escuela de Arquitectura y la Sociedad de Alumnos de la misma, y que llevó por título “Arquitectura con Misión”.

Con el propósito de fomentar la identidad como arquitectos adventistas, y de generar soluciones arquitectónicas para el cumplimiento de la misión de la iglesia, del 18 al 20 de septiembre, se abordaron temas como la educación de la arquitectura adventista, diseños de templos y espacios educativos, y arquitectura social.

Además, durante los tres días se realizaron foros, conferencias y talleres, en la que los oradores resaltaron la importancia de los aspectos técnicos de la arquitectura, y sobre todo, la relevancia de las condiciones sociales al momento de desarrollar un proyecto.

Para este evento, se contó con la participación como ponentes de los coordinadores y directores de las escuelas adventistas de arquitectura de las universidades Peruana Unión (UPeu), de Perú; Andrews, de Estados Unidos; del Centro Universitario Adventista de Sao Paulo (UNASP), de Brasil; y de la casa de estudios organizadora.

Además, hubo representantes de la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos Asistenciales Internacional (ADRA), y del taller S-AR Arquitectura, de Monterrey, entre otros.

S-AR Arquitectura, es un taller colaborativo de arquitectura alternativa que se enfoca en el diseño de proyectos de diversas tipologías y escalas, y que además, lidera la iniciativa Comunidad Vivex, que es una plataforma para el desarrollo y construcción de proyectos de arquitectura social.

“Ver la arquitectura con una visión social o de trabajo en conjunto es muy importante porque la arquitectura es algo que se hace en equipo. A la hora de convertir las ideas y materializarlas en arquitectura, es un proceso social donde la gente participa de una u otra forma”, dijo en entrevista Cesar Guerrero, socio de SA-R Arquitectura.

“Siempre hay necesidad de diseño desde la funcionalidad, pero también estética, intelectual, de transformación y generación de conocimiento”, explicó Guerrero, “y también las necesidades de vivienda y refugio”.

Como invitado especial, se invitó al Arq. Don R. Kirkman, quien cuenta con una trayectoria de más de 60 años realizando proyectos arquitectónicos con una visión especial de servicio. Kirkman, es uno de los pocos arquitectos certificados en los 50 estados de la unión americana y cuenta con proyectos de iglesias, escuelas, universidades, edificios de asociaciones y conferencias, casas de cuidado para personas de la tercera edad, entre otros, realizados en América y otros continentes.

En su presentación, el arquitecto Kirkman habló acerca de la importancia de la toma de decisiones de un arquitecto en cuanto al presupuesto para los proyectos, ya que según él, este es uno de los elementos más importantes a la hora de realizar un proyecto arquitectónico misionero.

“Este problema surgirá mucho en los proyectos que ustedes trabajen, y ustedes como arquitectos adventistas van a depender de Dios y de las oraciones para resolver el problema”, dijo Kirkman.

“Si Dios quiere que un proyecto ocurra, Él les va a ayudar a hacerlo”, concluyó el arquitecto.

Además, luego de analizar la valiosa trayectoria misionera del arquitecto Kirkman, en la primera reunión del comité de la BIAAA, se determinó otorgarle el reconocimiento que lleva su nombre.

El reconocimiento “Don R. Kirkman”, fue establecido en esta primera bienal, y será otorgado al arquitecto con una excepcional carrera misionera, a ser propuesto por la institución donde se esté llevando a cabo la bienal en esa oportunidad.

Para este primera bienal, se realizó una convocatoria de proyectos arquitectónicos que constaba de las categorías (1) Proyectos conceptuales, para la que fueron enviados trece propuestas; y (2)“Obras construidas”, a la que aplicaron dos.

Para ambas categorías, fue abierta la convocatoria para alumnos y profesionales egresados.

Los ganadores recibieron un reconocimiento respaldado por las universidades participantes, y los proyectos destacados posiblemente podrían ser publicados en una revista digital.

Antes de la clausura del evento, se llevó a cabo el foro “Conclusiones sobre el perfil del arquitecto adventista”, del cual, fueron panelistas los diferentes oradores y organizadores del evento.

Entre las conclusiones a las que se llegó, se recalcó que el arquitecto debe ser misionero, por el alcance tan grande que tiene esa profesión para ayudar a los más necesitados.

Entre otros aspectos, se determinó que los edificios construidos deben tener elementos inspiradores, que los colegios adventistas deben ser monumentos de testificación, y los templos un espacio adecuado para la real adoración, además de centros de influencia, diseñados para ayudar.

Como resultado de la segunda reunión del comité de la BIAAA, se designó la UPeu como sede de la segunda bienal, además de establecerse algunos términos para el intercambio de docentes y alumnos entre las escuelas involucradas, para enriquecer el desarrollo académico de los alumnos.