Impactan distintas poblaciones en el GYD

Impactan distintas poblaciones en el GYD

16 Mar del 2019

Cientos de jóvenes de la universidad se unieron al programa global de evangelismo y servicio del Día Mundial de la Juventud Adventista (por sus siglas en inglés GYD), y prestaron sus dones y talentos en actividades de impacto social en la ciudad de Monterrey, y los municipios de Montemorelos, China y Linares, bajo el lema de la edición 2019 del GYD “Adopta”.

Cerca de quinientos jóvenes se movilizaron el sábado 16 de marzo para brindar atención espiritual, física y médica en hospitales, asilos, plazas y demás lugares donde pudieran impactar.

Adoptando la alegría

El municipio de China, Nuevo León, que por mucho tiempo había sido olvidado por las organizaciones de ayuda comunitaria, sonrió al conocer los distintos motivos de alegría que practica la Iglesia Adventista como estilo de vida, y recibir los beneficios de estos.

Desde antes del mediodía, las calles de China recibieron a más de 130 voluntarios, entre adultos, jóvenes y niños, que llegaron para compartir educación y atención.

El impacto social contó con una jornada de recolección de basura y limpieza general del sector, la realización de un mural, demostraciones de amarres y campismo, y jornadas de oración.

Además, en el Centro Comunitario que fue el lugar de concentración, se realizó corte de cabello, historias de valores contadas en teatro guiñol e interpretaciones de música cristiana en vivo. También fueron atendidas otras necesidades con la repartición de 120 despensas, mil botellas de agua y ropa.

Como actividad central, se llevó a cabo una feria de salud en la que se ofrecieron consultas de nutrición, medicina general, ginecología, ultrasonido, odontología, terapia física, oftalmología y psicología.

Estas actividades fueron realizadas con el objetivo de mostrar cómo el servicio, la convivencia, el compartir, la salud y la espiritualidad, al practicarlos de manera constantes son motivos de alegría, y sobre todo la alegría de la esperanza de un mundo nuevo.

“Creo que la iglesia ha dejado una impresión muy importante en este municipio. Me gustaría invitar a las personas, no sólo a los jóvenes, pero a los adultos y niños; todos tenemos una obra que hacer cuando Dios nos capacita y nos llama, y lo pudimos ver ahora”, comentó el Arq. Rubén Hernández, docente de la carrera de Arquitectura, y uno de los organizadores del evento.

Para esta jornada, estudiantes y docentes de la universidad unieron esfuerzos con otros jóvenes de la Asociación del Norte, y miembros de la iglesia de China y otras congregaciones que se unieron.

Además, el gobierno municipal y la institución pública estatal y local para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) también colaboraron e hicieron acto de presencia durante el programa.

Adoptando una ciudad

Seis autobuses partieron temprano en la mañana, repletos de jóvenes entusiastas con el deseo de servir y mostrar a los ciudadanos de Monterrey, a través de acciones, el Dios en el que creen.

Durante cerca de diez horas, sonrisas, música y abrazos primaron en los centros de atención a personas de la tercera edad y hospitales, permitiendo que estas personas experimentaran un día diferente.

En las calles de Monterrey, cientos de libros fueron obsequiados. Además, a través de vestimentas y maquetas representativas, se compartió el significado del Santuario y la historia de la salvación con aquellos que así lo desearon.

Por otra parte, en la Macroplaza se atendieron a los niños con actividades de enseñanza sobre el cuidado del medio ambiente, del agua y la importancia del reciclaje, además de lecciones sobre el cuidado personal del cuerpo.

A lo largo del día, se ofreció atención médica y detección de factores de riesgos de padecer diabetes o hipertensión en una feria de salud en la que se contó con personal especializado para atender a las necesidades de la población. Además, se dispuso de un sector especial para la consejería espiritual e intercesión a través de la oración para aquellos en necesidad.

Estas actividades fueron lideradas por los distintos grupos misioneros y clubes del Ministerio Juvenil Doulos de la universidad y de Monterrey, y demás voluntarios y miembros de iglesia.

Donación de sangre

Además de las actividades de gran impacto, en la universidad más de cuarenta personas decidieron ayudar de un forma diferente. Bajo la coordinación del Ing. Jairo Sánchez, y con la ayuda de Blooders, se llevó a cabo una jornada de donación de sangre, en la que 41 personas de las cerca de cincuenta que asistieron, pudieron hacer su aporte satisfactoriamente.

Esta fue una oportunidad para aportar en GYD, para aquellos que por alguna razón no pudieron asistir a las demás actividades.

Sin comentarios

Publicar un comentario