Presentacion

Fabrican y donan insumos de protección contra el Covid-19

En un acto de solidaridad frente a la lucha mundial contra el nuevo coronavirus y considerando la escasez de insumos de protección personal que pone en peligro a la comunidad y especialmente al personal sanitario, un grupo multidisciplinario de la Universidad de Montemorelos se unió para fabricar una serie variada de estos equipos para donarlos a personal sanitario de la región.

 

Esta iniciativa, que surgió como una idea en una reunión académica de docentes de la Facultad de Ingeniería y Tecnología (FITEC), ha reunido a poco más de sesenta voluntarios con diversas habilidades dispuestos a aportar su granito de arena para evitar la Propagación de este virus y otras enfermedades infecciosas. El grupo que ha conformado el Equipo Multidisciplinario de Apoyo a la Contingencia Sanitaria COVID-19  (EMACS) está compuesto por ingenieros en sistemas, electrónica, industriales, médicos generales y especialistas, salubristas, enfermeras, arquitectos, químicos, administradores, psicólogos y miembros de iglesia.

 

El trabajo colaborativo ha consistido en la investigación y el diseño para la impresión en 3D de caretas compuestas por una pantalla de acrílico y una visera de soporte de PLA. Por el tiempo de fabricación y los costos, se han realizado también caretas desechables y otras con material PVC. Además, se están realizando cubrebocas de calidad quirúrgica.

 

Este valioso equipo trabaja en la fase de fabricación de una cabina de acrílico que permite la cobertura del tórax a la cabeza del paciente diagnosticado con Covid-19 y que va a ser entubado. La cabina cumple la función de evitar esparcir el flush o gotas diminutas de saliva por donde se transmite el virus, y proteger al personal médico que lo atiende. También, está siendo fabricada una cápsula aislante para el traslado de pacientes.

 

Además de estos equipos que ya están siendo fabricados, y gracias a que se han unido más voluntarios, actualmente se trabaja en las primeras fases del diseño de una página web que sirva como plataforma para la solicitud y distribución de apoyo en diferentes áreas a personas en gran necesidad, adultos mayores y demás grupos vulnerables.

 

También se está gestionando el diseño de un centro de atención telefónica virtual de atención en crisis para la región citrícola, con el objetivo de ampliar los servicios de la línea de emergencia psicológica que actualmente maneja el Centro de Apoyo Familiar y Psicopedagógico de la Facultad de Psicología de la universidad, y así ofrecer ayuda psicológica a quienes así lo soliciten.

 

Basados en la gran necesidad que hay, pero también en la creatividad y entusiasmos de los voluntarios, dos proyectos más están en gestión. Se estudia la factibilidad de fabricar un modelo de cabina para desinfección masiva y la creación de ventiladores de apoyo vital.

 

“Lo que queremos es motivar a las personas a que desarrollen productos, que no sean meramente consumidores, sino productores para ayudar a otras personas. Si Dios pone en su corazón un proyecto para ayudar a más personas sería de gran beneficio”, comentó en entrevista Rusbel Domínguez, docente de la Maestría en Redes y Seguridad de la FITEC y uno de los precursores de esta iniciativa.

 

A contra reloj

 

Un virus del tamaño del nuevo coronavirus no toma en cuenta el tiempo para esparcirse agresivamente y generar un pánico masivo, pero una impresora 3D tiene un tiempo limitado para imprimir una visera o un cubrebocas que puede salvar a un número limitado de personas.

 

Con esto en mente, el equipo de voluntarios ha trabajado en el diseño y rediseño de los prototipos para optimizar el tiempo de fabricación. Una visera que en un principio tomaba cuatro horas imprimir, hoy les está llevando entre una hora y cincuenta minutos y dos horas. También se inició la fabricación de cubrebocas, pero debido al largo tiempo de producción, que es de cinco horas o un poco más, y la inversión que requiere en material, se optó por un material y método más económico. Sin embargo, un grupo realiza la investigación y desarrollo de un modelo para la impresión de mascarillas de alta resistencia a través del proceso de termoformado.

 

Tampoco se cuenta con maquinarias profesionales para la manufactura, pero sí con las manos de muchos voluntarios dispuestos a donar su tiempo, esfuerzo y muchas veces recursos, para salvar vidas. Estos realizan su parte del proceso desde sus dormitorios, oficinas, laboratorios y casas.

 

A la fecha, se han impreso y ensamblado 110 caretas 3D, se han fabricado trescientas 65 cobrebocas con calidad quirúrgica, cuarenta caretas PVC y trescientas en base foami y acetato.

 

Parte de estos insumos de protección han sido donados al Hospital La Carlota y el Instituto de la Visión; al departamento de Vigilancia de la universidad y estudiantes que realizan su Servicio Social y que han estado al frente en el apoyo a la vigilancia sanitaria del campus, y a estudiantes del área de la salud que cursan el internado de pregrado en diferentes hospitales de la región.

 

El Hospital General de Montemorelos, Alimentos Colpac, la Planta purificadora de agua La Carlota, algunos miembros de la comunidad y el municipio de Montemorelos, también han recibido una donación.

 

“Si bien es tiempo de incertidumbre y solidaridad, también lo es de ingenio y creatividad”, comentó en una publicación oficial de Facebook el Lic. Luis Fernando Garza Guerrero, presidente municipal de Montemorelos, agradeciendo a la universidad y los involucrados por la donación de mascarillas para equipar al personal que trabaja en los centros de salud del municipio. “No debemos bajar la guardia, todos podemos ayudar”, agrega, haciendo además una invitación a seguir manteniendo las normas de higiene.

 

Aunque el diseño y fabricación de estos equipos de protección tienen un costo importante, están dispuestos solo para ser donados. Este proyecto ha sido hasta ahora, financiado por la Universidad de Montemorelos, sin embargo como los recursos se agotan se ha empezado una campaña de procuración de fondos para seguir con esta iniciativa.

 

La sede nacional e internacional de la Agencia Adventista de Desarrollo y Recursos se ha unido también a esta iniciativa aportando con la donación de algunas mascarillas.

 

“Hay mucha necesidad pero también mucha disposición. Los invito a ser emprendedores, poniendo a prueba sus dones y talentos, tomar iniciativas, ser proactivos y resilientes, manteniendo una actitud positiva”, concluye Domínguez.

 

El equipo de procuración de fondos de esta iniciativa pone a disposición el siguiente número de cuenta para quienes deseen unirse y apoyar económicamente al desarrollo de más recursos innovadores para atender esta gran necesidad:


Banco: Scotiabank

Número de cuenta: 25300000205

CLAVE: 044597253000002052

A nombre de la Universidad de Montemorelos A.C


Ve la galería de fotos de esta iniciativa aquí.

 

Noticia anteriorEl universitario que colporta en México enfrenta nuevos retos
Noticia siguienteJóvenes adventistas convierten crisis mundial por coronavirus en oportunidad para testificar online
Dejanos un comentario