Educación Adventista: ¿Necesaria?

Educación Adventista: ¿Necesaria? 20 abril, 20182 Comments

Educación Adventista: ¿Necesaria?

“Una de esas diferencias es que todo el proceso educativo se da en el contexto del gran conflicto…”
Cada país del mundo tiene su propio sistema educativo, y la gran mayoría de ellos considera su sistema como satisfactorio y superior a los demás. Si hacemos un análisis cuidadoso de esos sistemas educativos, encontraremos que muchos de ellos tienen conceptos y prácticas comunes entre sí.
Llegó un momento en la vida de la iglesia adventista que se pidió que se abrieran escuelas que brindaran educación desde la perspectiva que manejaba la iglesia. ¿Sería eso necesario? ¿Estaríamos dispuestos a pagar el alto costo que esa existencia requería? Por lo que vemos en la historia, podemos saber que la respuesta fue: sí.
¿Cuáles son esas cualidades que distinguen al sistema educativo adventista de otros ya existentes? ¿Cuáles son algunos de sus principios distintivos? Por la extensión de este artículo, veamos solamente algunos de ellos.
 
  1. Educación religiosa cristocéntrica: Este principio se entiende como aquel programa que enseña y practica la religión cristiana en todos sus ámbitos y momentos. Religión que fue revelada por Dios a través de La Santa Biblia, y modelada de una manera clara y completa por Cristo en ocasión de su vida terrenal. Este principio puede describirse a través de los siguientes subtítulos: [1] Dios en la educación, [2] La religión en la educación, [3] La Biblia en la educación, [4] La oración en la educación, [5] La testificación en la educación y finalmente, [6] El servicio en la educación. Veamos algunos pocos conceptos de cada uno de ellos.
     – Dios en la educación.
   * “No estudien la filosofía basada en las conjeturas del hombre, sino la filosofía de Aquel que es la verdad.” 8T. 319.
   * En el Maestro enviado de Dios halla su centro toda verdadera obra educativa. (Ed. 79). “Porque Jehová da la sabiduría, y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia. Él provee de sana sabiduría a los rectos; es escudo a los que caminan rectamente.”(Proverbios 2:6-7).
   * La mente del hombre se pone en comunión con la mente de Dios, lo finito con lo infinito. El efecto que tiene esta comunión sobre el cuerpo, la mente y el alma sobrepuja toda consideración.
     – La religión en la educación.
   * “La religión de Cristo se ha de entretejer con todo lo que hagan y digan” (CM, 306).
   * Dios desea que los cristianos demuestren la superioridad del cristianismo por sobre la mundanalidad. (CM, 307-308).
   * Los principios religiosos que desarrollen los estudiantes deben ser usados en cualquier lugar donde se encuentren. (1 J.T. 540).
   * La más alta educación consiste en aprender el camino de la voluntad de Dios y sus principios eternos. (MJ, 170)
     – La Biblia en la educación.
   * Las escuelas adventistas fueron creadas para educar en armonía con los principios de la Palabra de Dios. (TM, 27).
   * Bien entendidas, la ciencia y la Palabra escrita concuerdan y conducen a Dios. (CM, 411). La ciencia debe compararse con la Biblia y no la Biblia con la ciencia. Si se hace esto último, se estará sembrando la duda. (LPGM, 31-32).
   * La más alta educación incluye el conocimiento de la Palabra de Dios. (CM, 44).
   * La Biblia contiene todos los principios que los hombres necesitan comprender, a fin de prepararse para esta vida y para la venidera. (Ed. 123).
     – La oración en la educación.
   * “Si nos acercamos a él en oración ferviente, llenará nuestro corazón de propósitos elevados y santos, con hondos anhelos de pureza y justicia. (CM, 306).
   * No se debe agobiar a los alumnos al punto de impedirles tener sus momentos de oración. (CM, 302).
     – La testificación en la educación.
   * Somos responsables de la luz y los privilegios que tenemos; si no los usamos para Dios, perderemos el derecho de su favor. (5T, 92)
   * Tenemos una gran tarea: dar el último mensaje de amonestación al mundo. (Ev. 40).
   * Los jóvenes que se preparen hoy como Daniel, mañana testificarán ante asambleas legislativas, tribunales de justicia y cortes reales. (Ed, 255).
   * La verdadera educación es un entrenamiento misionero (CS, 64).
   * Edúquese a jóvenes y señoritas para ser obreros cerca y lejos (SC, 43)
   * Los alumnos pueden ser misioneros aun mientras estudian. (2 J.T, 439).
   * El objetivo de la verdadera educación es preparar a todo hijo de Dios para ser misionero. (MC; 307)
     – El servicio en la educación.
   * Para los cristianos verdaderos el servicio a Dios ocupará el primer lugar, a cualquier precio. (1 JT, 229).
   * La educación que hace falta, es aquella que prepara para un servicio práctico. (CM, 376).
   * Es tarea de padre y maestros, despertar el espíritu de servicio a Cristo por amor, y este espíritu ayudará a forma el carácter. (MC, 312).
   * El colportaje brindará a los estudiantes una práctica que les ayudará para servir como obreros en otros campos misioneros. (3 JT, 321).
   * Cualquier trabajo hecho para Dios con una completa entrega del yo, es el más elevado servicio. (PVGM, 293).
  1. El contexto del gran conflicto. Las ventajas educativas ofrecidas por nuestras escuelas, son diferentes de las ofrecidas por las escuelas del mundo. Una de esas diferencias es que todo el proceso educativo se da en el contexto del gran conflicto. Nosotros sabemos que Dios creó el mundo perfecto; también sabemos cómo la entrada del pecado alteró todo tanto en las personas como en la creación. La Biblia nos informa que se ha creado un plan de rescate para hacer posible que todo vuelva a la perfección original. Mientras ese momento llega, la lucha entre el bien y el mal, entre los buenos y los malos, se intensifica cada día más. La educación adventista tiene como uno de sus muchos objetivos, ayudarle al alumno a crear su cosmovisión dentro de un contexto bíblico, de modo que le permita comprender y valorar correctamente todo lo que le rodea y sucede. Eso le permitirá saber cómo enfrentar el gran conflicto; saber cómo decidir, qué hacer o no hacer, y a qué cosas debe dar importancia y cuáles debe considerar insignificantes.
  2. Pensamiento crítico. Por esta expresión se entiende aquella actitud mental analítica y probatoria que el alumno adquiere y practica, al verse expuesto a conocimientos de todo tipo; mismos que analiza y prueba cuidadosamente, antes de aceptarlo o rechazarlos.
    1. La educación debe producir jóvenes que sean pensadores y no meros reflectores de los pensamientos de otros. Que dirijan la mente no hacia lo que los hombres han dicho o escrito, sino hacia la naturaleza y la revelación. Hombres fuertes para pensar y hacer. Hombres que posean amplitud de mente, claridad de pensamientos y valor para defender sus convicciones. (Ed. 15).
    2. Debemos examinar todo (1 Tes. 5:21). Para abstenernos del mal, antes debemos hacer un juicio crítico sobre lo que es o no malo (1 Tes. 5:22). Nuestra actitud crítica y analítica también debe orientarse hacia nosotros mismos. (2 Cor. 13:5).
    3. Un control excesivo sobre los niños, da como resultado un carácter débil, y la incapacidad para gobernarse a sí mismos; esto puede dar lugar a mal uso de la libertad, excesos y finalmente la ruina (Ed. 288).
    4. El estudio superficial provoca que la mente pierda su tono y degenere en imbecilidad. (FE 257-258).
  3. Salud aplicada.
    1. Las leyes naturales son tan divinas como los diez mandamientos. (HL, 21)
    2. Obedecer las leyes de Dios es nuestro primer deber…. Entre ellas, están las de la salud. (CSa, 24)
    3. El primer estudio de los jóvenes deber ser el conocerse a sí mismos, y cómo conservar la salud de su cuerpo. (CM, 82 y EC, 22)
    4. Hasta que el niño tenga edad para la escuela, su salud es más importante que el conocimiento de los libros. (Ed. 208)
    5. Debe cuidarse tan fielmente la salud, como se cuida el carácter. (MJ, 230).
    6. La salud física es una de las más grandes ayudas para formar el carácter; y el dominio propio del carácter, a su vez, es esencial para mantener la salud. (MJ, 231).
    7. Descuidar el cuerpo, es descuidar la mente. (1 JT, 416).
    8. Debe enseñarse fisiología en la escuela primaria; así el niño podrá conocerla y practicarla para recibir su beneficio. (HL, 13)
    9. El descuido de la salud, tiende a provocar el descuido del carácter moral. (CN, 96).
  4. Formación del carácter.
    1. La formación del carácter es la gran obra de la vida (PP, 646-647). Es la obra más importante jamás confiada a los seres humanos. (Ed. 221 y 225).
    2. Enséñeseles que la verdadera prueba del carácter se encuentra en la disposición a llevar cargas, ocupar el puesto difícil, hacer lo que necesita ser hecho, aunque no reporte reconocimiento ni recompensa terrenal. (Ed. 287).
    3. El gran propósito del maestro debe ser perfeccionar el carácter cristiano en sí mismo y en sus estudiantes. (CM, 67).
    4. El carácter se forma en gran medida durante los primeros años de existencia. (CSa, 111).
    5. Los niños enviados a las escuelas de la ciudad, se verán envueltos en un ambiente adverso, que hará diez veces más difícil la edificación del carácter. (CL, 13)
  5. Desarrollo armónico integral.
    1. Combinar la cultura moral, intelectual y física producirá hombres y mujeres con un desarrollo bien equilibrado. Si una persona se inclina por lo intelectual debe ayudársele para que aprenda a disfrutar lo físico y viceversa. (EC, 37).
    2. Aquellos que tienen hábitos sedentarios y literarios debieran realizar ejercicio físico, incluso aunque no tengan necesidad de trabajar para obtener medios. (3T, 157).
    3. Es un deber desarrollar todas las facultades; así quedan fortalecidas para cumplir su propósito. (3T, 32).
    4. Hacer trabajar el cerebro dejando inactivos los músculos, produce un recargo del primero, y un debilitamiento en el segundo. (MJ, 238).
    5. La verdadera educación abarca todo el ser, y es el desarrollo armonioso de las facultades físicas, mentales y espirituales. (Ed, 13 y CM, 63 y MJ,166 y MJ 269).
 
Hay mucho más que decir acerca de la verdadera educación que imparte la Iglesia Adventista del Séptimo Día, gracias a los principios derivados del estudio de la Biblia y los consejos obtenidos a través de los escritos del Espíritu de Profecía que fueron recibidos por revelación divina. Su estudio debiera ser constante para poder aprovechar toda la vida y obtener el carácter a la semejanza divina, que será nuestro “pasaporte” para entrar al cielo. Dios les bendiga.

2 comments

  1. Excelente artículo, me gustaría que tuviera la opción de compartir en redes sociales para que más personas lo puedan leer, bendiciones.

  2. Muchas gracias Ruben. Por ahora no tenemos esta opción directamente desde la página, pero trabajaremos en eso. Por lo pronto, si gustas, puedes compartir el link y difundir desde tus redes. saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.