Sin rumbo aparente

Sin rumbo aparente 22 febrero, 20183 Comments
girarte

Sin rumbo aparente

Ahora sabe con confianza que lo que parecía sólo casualidad y buena suerte, era en realidad el plan maestro en el que Dios lo estaba dirigiendo.
Originario de la pequeña ciudad de Sahuayo, Michoacán, José Luis Girarte nació el 23 de julio de 1971. Desde pequeño, enfrentó situaciones difíciles al crecer en una familia de 6 hermanos y una madre; abandonando a los 15 años sus estudios para trabajar y apoyar la economía familiar, al igual que lo había hecho su hermano mayor.
Tan solo un año después, influenciado por el “sueño americano”, viajó a Tijuana, Baja California, en donde se encontró con un “coyote” que lo ayudó a cruzar a Los Ángeles, California (en Estados Unidos), en donde se encontró con algunos tíos maternos.
Girarte vivió en la zona este de la ciudad, en medio de un ambiente lleno de bandas, pandillas, drogas, violencia y crímenes. A pesar de eso, Dios se manifestó por medio de sus vecinos, quienes suplieron algunas de sus necesidades más importantes, como comida y vestido; invitándolo después a conocer la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Fue así como llegó a conocer a Dios y a los 19 años entregó su vida a Él por medio del bautismo.
Lo que parecía una vida sin rumbo, tomó un nueva dirección cuando se encontró con Dios. Durante ese proceso, se formó en él una cosmovisión y una visión más amplia de la que antes tenía y comenzó a depender de Él y dejar que encaminara su vida, como lo hace hasta ahora.
Un sábado en la iglesia, predicó el Prof. Ismael Castillo, rector de la UM, e invitó a los jóvenes a prepararse profesionalmente en esta Universidad, abriendo todo un panorama nuevo para José Luis, quien aceptó la invitación y así llegó a Montemorelos, donde logró financiar toda su carrera gracias al colportaje.
La familia, el trabajo, el respeto y la sensibilidad hacia los demás, son los valores que han marcado la vida de Girarte. Ahora sabe con confianza que lo que parecía sólo casualidad y buena suerte, era en realidad el plan maestro en el que Dios lo estaba dirigiendo.
Por: Juan Villar

3 comments

  1. que hermosa historia de Jose Luis, lo recuerdo cuando llegó de estudiante a la UM, y yo pensé que era adventista de nacimiento. Me encantó leer su testimonio

  2. recuerdo la primera vez que nos vimos en el dormitorio 3 cuando llegaste a estudiar, siempre sonriendo y de buen humor. Un abrazo

Comments are closed.