Dr. Ismael Castillo

Un estudio de la Biblia… En el libro de Juan

Un estudio de la Biblia… En el libro de Juan 20 julio, 2017Leave a comment
1-IUWKu0fNOJrwVmcxugJJlA

Leyendo en el Evangelio de San Juan, muy pronto, apenas en el capítulo 1 nos topamos con sus primeros seguidores… Lee Juan 1:35–51.

¿Cuáles son los nombres?…

Andrés, Simón (Pedro), Felipe, Natanael… ¿Y quién era el otro que acompañaba a Andrés? Ese que junto con Andrés se presentan en este Evangelio como los primeros seguidores (35–37, 40).

El compañero de Andrés se identifica al final del Evangelio, léelo en el capítulo 21 y el versículo 24:

“Este es el discípulo que da testimonio de estas cosas, y escribió estas cosas…”

Busca también con la ayuda de una concordancia las referencias a estos primeros tres discípulos que presenta Juan: Andrés, Pedro, Felipe y Natanael. Especialmente a Pedro, pero lo que Juan dice de Pedro podemos estudiarlo en otro momento, es por demás interesante.

¿Con qué palabras fue presentado Jesús a estos primeros discípulos? Ve el versículo 36: “… He aquí el Cordero de Dios.”

¿Sabes que el único escritor de la Biblia que usa la palabra Cordero como un nombre de Jesús es San Juan? Y lo hace en el Apocalipsis… Puedes rastrear en este libro las aproximadamente 25 veces en donde se habla del Cordero (Jesús). Hay otras referencias en la Biblia en las que un cordero es relacionado con Jesús, pero llamarlo “El Cordero”, sólo Juan.

La clave del encuentro de Jesús con sus primero seguidores está en el versículo 38. Da la impresión que estos dos primeros discípulos (Andrés y Juan) no se conformaron con una entrevista casual a la orilla del camino, querían hablar mucho con Jesús. Le preguntaron, ¿Dónde te estás quedando? Y luego, en el versículo 39 dice que “se quedaron con él aquel día”… Y debieron haber conversado toda la tarde y noche en una agenda que convenció y llenó de entusiasmo a Andrés. Vean los versículos 40 y 41.

¡Qué privilegio pasar horas en conversación con Jesús! Es el privilegio que ahora tenemos cuando estudiamos con oración su Palabra, las Santas Escrituras, la Biblia.

Y es mi deseo que resulte tan emocionante como lo fue para Andrés… ¡Encontrarte con el Mesías!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.